Bombonera: rockstars, mucha fiesta… poco futbol

Tomada del Twitter del club.

Un clima húmedo y helado, habitual de los veranos en Toluca, recibió a aficionados de diferentes partes del país y algunos puntos del mundo para celebrar el Centenario del equipo de casa. El Nemesio Diez, atrapado entre calles pequeñas y la avenida principal de la ciudad, es causa del caos en el centro cada que el futbol hace una cita. No son ni las seis de la tarde y tratar de llegar en auto es un acto de valentía. Los apasionados resisten, los ajenos se quejan mientras la policía hace lo mejor que puede por aminorar los nudos viales. Dicen los especialistas que no hay estadio más inglés en México que la Bombonera.

“Toluca necesitaba otro estadio, sacarlo de aquí, porque esto va a empeorar con el tiempo”, afirma el conductor de Uber. La opción de construir un nuevo recinto se prestó a las especulaciones años atrás: Lerma, Metepec, Zinacantepec; finalmente, Valentín Diez, el heredero del equipo de su padre, decidió que la inversión estaría destinada a restaurar la Bombonera, lugar de toda su historia y nueve de los diez títulos que posee el club.

Fue necesario tirar la mítica tribuna de Sol, que ya vibraba peligrosamente al ritmo de las canciones de la Perra Brava y la Banda del Rojo. El conductor dice que su profesión de ingeniero lo llevó a ser parte de esa demolición, lo relata con orgullo a pesar de confesarse “no muy futbolero”. El proyecto se modificó sobre la marcha varias veces, “fue muy molesto”.

El Nemesio Diez quedó listo, e irreconocible con respecto a lo que fue por tantas décadas y hasta enero, para esta noche, la esperada cita con un rival europeo, también motivo de adivinanzas que viajaron de Bélgica a Manchester y hasta Argentina.

El Atlético de Madrid aceptó la invitación a la fiesta de los cien años de uno de los clubes más ganadores del futbol mexicano, víctima de su no tan numerosa afición en las constantes burlas. La organización de Toluca se vendió por todos lados como el instructivo para celebrar un Centenario y lo confirmaron con el anuncio de la plantilla titular, el momento que los desconfiados esperaron para adquirir un boleto en las taquillas; pero el éxito en la venta no fue el esperado, la gente reclamó que la fidelidad del torneo pasado, cuando el estadio lució casi lleno para cada partido, fue mal pagada y el club batalló con la negativa.

Atleti fue tratado al nivel de una celebridad desde su aterrizaje en México, donde varios aficionados esperaron sin recompensa por una fotografía o un autógrafo que sí recibieron otros a las puertas de un lujoso hotel en Santa Fe, al borde de la Ciudad de México. Entrenaron entre decenas de miradas, accedieron a las selfies con los privilegiados y Fernando Torres aprovechó para destruir las ilusiones de quienes quieren verlo jugar en la Liga Mx, un rumor de varios veranos.

“No te miento, güey, Torres le firmó a todos y cada uno de los que estaban ahí. Nadie se quedó sin firma”, le cuenta un joven a otro mientras le muestra fotografías del momento a las puertas del estacionamiento, ahí esperan al autobús de los rojiblancos con la esperanza de verlos de cerca aunque sea por un segundo. Otros más aguardan sonrientes con banderas de España; están lejos de su país y este partido ha sido un punto de encuentro de la comunidad que reside en México. Se escuchan aplausos cuando pasan, agitan las bufandas, los niños saludan y el camión se pierde rápido.

Toluca superó la prueba, la entrada no fue el bochornoso vacío del Estadio Azul y el Estadio Chivas en sus encuentros con el Porto de Iker Casillas. Sin embargo, el futbol siguió el guión de esos dos partidos soporíferos que resultaron en abucheos. Toluca era el festejado, el rival pareció entender el mensaje y respetó al que debió marcar el ritmo de la celebración. No lo hizo porque desde hace meses le cuesta arrancar suspiros en la última línea, lo predecible de los errores ha quitado sorpresa a los disparos que desde antes de acercarse al marco ya provocan lamentos. Pases horizontales, balones retrasados, disparos por encima del arco… “¡uffff!”, se escucha de repente, más por deseo que en respuesta a un exigente desempeño.

Griezmann se acercó un par de veces a la esquina del campo, el peligro era el momento adecuado para sacar la cámara, obtener una imagen difusa, mediada por las rejas y el cuerpo de otros aficionados. El francés saludó a la grada durante el calentamiento, provocó el alboroto de muchas mujeres que le gritaban como a un rockstar y no volvió para el segundo tiempo. Diego Simeone cambió al equipo, la mayoría de los titulares habituales se fueron, las grandes emociones también.

Sambueza asumió la responsabilidad del ataque, desbordó varias veces, se coló entre los defensas y centró para no encontrar continuidad a la jugada que ya había levantado a la afición de los asientos. Las reacciones desganadas se han vuelto costumbre en la tribuna, un signo de resignación. La lluvia cayó desde la previa y no se detuvo, el futbol falló en calentar el ánimo porque ni la ola ni el “Ay, ay, ay, ay, ay, canta y no llores…”, iniciados por un grupo de jóvenes con entusiasmo de otro partido, contagiaron al resto.

El grito al portero sirvió para el reclamo. A Miguel Ángel Moyá lo provocaron con la palabra acostumbrada un par de veces, después la cambiaron por “¡Osorioooo!”, indudablemente en referencia al técnico de la Selección Mexicana. Gritaban y reían con complicidad. Intentaron también el “¡Fuera Osorio!”, solo unos cuantos les hicieron segunda. Nada de lo que pasaba en la cancha era más emocionante que hacer una torre de vasos de cerveza y tomarse la fotografía para presumir la resistencia más tarde.

Sin penales que rompieran el empate y al menos gritar gol, el abucheo siguió al silbatazo. “Faltó el invitado más importante”, dijo un señor con el gesto de decepción. El sonido local ya anunciaba que el domingo los visita León y los boletos están a la venta. Hay que regresar a la realidad. ¿Que sí imaginaban una fiesta de tal tamaño? No, la sorpresa fue mayor y todavía no termina.

Comunicóloga. Reportera. Antes en: juanfutbol, VICE en Español, Cámara Húngara, Goal en Español, Referee. Contacto: an.cmanjarrezt@gmail.com, Tw: @_anniemals

Comunicóloga. Reportera. Antes en: juanfutbol, VICE en Español, Cámara Húngara, Goal en Español, Referee. Contacto: an.cmanjarrezt@gmail.com, Tw: @_anniemals