Deportistas latinos, ¿una opción para controlar a Donald Trump?

Germán Ramírez es originario del Estado de México, vive en Estados Unidos desde hace 11 años y pagó 1,000 dólares por cuatro boletos del Mapfre Stadium para ser parte de una victoria histórica de México en Columbus, el silencio al “dosacerou”. Pero debió ocultar su identidad y la camiseta para conseguirlos porque no venden a mexicanos: “Al tipo que se los compré por internet le tuve que decir que mis padres eran de Guatemala y que yo nací aquí… Obvio que apoyaba a Estados Unidos”.

En Estados Unidos el Tri es un gran negocio, pero también viajan constantemente a aquel país selecciones de Honduras, El Salvador, Costa Rica, Panamá para tener amistosos y llevar ‘alegrías’ y un ‘pedazo de ellos’ fuera de las fronteras. También hay 375 embajadores latinoamericanos en las ligas profesionales que se identifican con más de 11 millones de migrantes. No es poca cosa en un país que acaba de ser elegido un presidente que se ha caracterizado por utilizar un discurso agresivo contra la comunidad latinoamericana y directamente contra los mexicanos.

Daniela Hinojosa, investigadora de temas de deporte y sociedad desde la comunicación, opina que para las expresiones de los jugadores “es necesaria una postura diplomática porque la discriminación puede venir hasta de los propios compañeros. Ahí el discurso es de libertad y democracia, sin embargo, es una transición que ha sido violenta, especialmente contra los mexicanos. El manifestarse tendría que ser desde una postura muy crítica, tener un lenguaje adecuado, bases y conocimientos sobre las propuestas y repercusiones que va a tener para el país”.

Pero considera que la posición pudo ser externada previo a las elecciones: “Se hubiera hecho un frente, que hubiera tratado de dispersar esas ideas y en favor de un gobierno más incluyente. Ahora la inconformidad tendría que esperar porque no ha tomado el cargo. Entonces falta ver cuáles serán las reglas del juego”.

La discriminación en territorio estadounidense dicen que no es nueva, sin embargo, los ataques en contra de las comunidades de musulmanes, latinos, afroamericanos se han intensificado tras el anuncio de Donald Trump como presidente electo.

El resultado de una campaña provocativa que fue abrazada por sus seguidores y rechazada por millones alrededor del mundo. Aunque en escasas muestras, deportistas latinos manifestaron repudio al discurso discriminatorio enfocado en los mexicanos. Las expresiones políticas en el deporte no son siempre bien vistas, mientras algunos aficionados exigen que las acciones de sus ídolos se limiten al terreno de juego, otros esperan que sean la defensa de su país ante el mundo. ¿Algo cambiará ahora que todo está decidido y el rechazo amenaza con el incremento?

Germán espera que sí porque la Selección Mexicana es la voz de los que están lejos. Vive con su familia en una ciudad cercana a Cincinnati en Ohio, uno de los estados clave en el triunfo de Trump.

“Ganó el odio (…) los norteamericanos de clase baja sacaron su odio y discriminación que habían guardado pero nunca se deshicieron de ella”.
Junto a la alegría de los seguidores republicanos, el sentimiento de este mexicano: “tristeza de ver que el país en el que vivo y en donde nacieron mis hijos no es ese país ‘primermundista’ del que tanto se habla. Al menos en este estado, la discriminación hacia los hispanos es común, sólo que ahora se verá más acentuada puesto que su máxima inspiración para ser así ¡está en la misma Casa Blanca!”.

No hay un referente de la comunidad latina en el deporte, dice Germán, y la defensa social la encuentran en trabajos como el del periodista Jorge Ramos.

“Los latinos aman a Trump y yo los amo a ellos”, dijo en 2015 el candidato republicano. Mentira, pero ganó y hubo sonrisas latinas. De acuerdo con Edison Research, un 29% de esta comunidad lo eligió en la planilla; cualquier cifra habría sido sorpresiva desde lejos.

****

La Selección Mexicana no lo es todo. Al beisbolista dominicano ‘Big Papi’ no le hicieron gracia las declaraciones de Trump y fue uno de los deportistas que ‘saltaron’ para defender a los que siente suyos:

“Cuando tú hablas así de nosotros (latinoamericanos), es como una cachetada en la cara. Camino por ahí algunas veces y veo a mexicanos tratando de ganarse la vida de manera honesta. Y escuchar a alguien hacer ese tipo de comentarios, te golpea. Creo que como latinos merecemos algo mejor… Como latinos merecemos respeto, no importa de dónde seas. Especialmente de nuestros hermanos mexicanos, que vienen aquí a hacer todo el trabajo sucio”.

Quizás la más aventurada de las expresiones desde su ámbito.

En mayo, durante su visita a Chicago para enfrentar a los Cubs en temporada regular, el primera base mexicano de los Dodgers, Adrián González, rechazó hospedarse en el Trump International Hotel. Para la serie de campeonato, el equipo completo eligió otro lugar de alojamiento. Al ser cuestionado sobre si su decisión estaba motivada por la postura del entonces candidato, respondió: “No me quedé ahí, tuve mis razones”; evitó que las preguntas se dirigieran al terreno político y no dio más explicaciones. Para los medios, el silencio del ‘Titán’ lo expresó todo, se trató de una protesta. Aunque menos atrevida que la de Ortíz.

****

Durante la semana se etiquetó al encuentro del hexagonal entre Estados Unidos y México con la palabra venganza.

En la conferencia previa al partido, Juan Carlos Osorio se acercó con precaución al tema -como si se tratara de una zona prohibida- respondió desde su recuerdo de juventud, cuando fue estudiante inmigrante en busca de una oportunidad: “puedo simpatizar por cómo se deben sentir los mexicanos ahora. Sin embargo, no estoy acá para discutir ningún tema político. Nuestro esfuerzo está en ganar un partido de futbol”.

Y lo hizo, dirigió el partido que rompió con una maldición de 15 años sin triunfo en Columbus. Germán Ramírez fue testigo del abrazo entre los 22 jugadores para la fotografía inicial, no hubo palabras hacia la tribuna, pero bastó y entonces rodó el balón. Con el éxito, las lecturas se encontraron de nuevo entre el afán de politizar un juego y la insistencia de mantener limpio el espectáculo.

¿Pero quién puede prohibirles llenar de sentido el marcador? ¿Los deportistas latinos se comprometerán a luchar contra el racismo?

Comunicóloga. Reportera. Antes en: juanfutbol, VICE en Español, Cámara Húngara, Goal en Español, Referee. Contacto: an.cmanjarrezt@gmail.com, Tw: @_anniemals

Comunicóloga. Reportera. Antes en: juanfutbol, VICE en Español, Cámara Húngara, Goal en Español, Referee. Contacto: an.cmanjarrezt@gmail.com, Tw: @_anniemals