¿El GP de México de verdad ayuda al país o es una fantasía?

Se lee extraño, pero Bernie Ecclestone, CEO de la Fórmula Uno, dijo hace un año que el dinero queda a segundo plano (y lo dice quien se ha hecho multimillonario gracias a su particular forma -a veces abusiva- de hacer negocios). Aquel fin de semana del 30 de octubre al 1 de noviembre fue resultado de una importante inversión: 360 millones de dólares divididos en un lustro para tener el Gran Premio de México de regreso en nuestro país. Tras años de negociaciones y una vez que los “frentes” estuvieron dispuestos: Gobierno Federal, Gobierno del Distrito Federal y la empresa CIE (Corporación Interamericana de Entretenimiento), los motores volvieron a rugir -más silenciosos que la última ocasión- en el Autódromo Hermanos Rodríguez.

Pero, ¿es suficiente recibir 124,000 extranjeros más de un año a otro, decir que todo fue un éxito, que los protagonistas de la Fórmula Uno se quedaran sorprendidos, que las autoridades hablen de millones de pesos para concluir fervientemente que el Gran Premio de México ayuda al país?, ¿vale la pena que el gobierno gaste en evento deportivo para sobreponerse a la imagen de violencia que hay en el mundo y más cuando gastas miles de millones de pesos?

La primer respuesta es que si no eres una carrera tradicional o con mucho dinero para echar al aire, quizás la experiencia no sea la mejor. El éxito de un Gran Premio no está asegurado, el Circuito Urbano de Valencia fracasó y sólo se llevó a cabo de 2008 a 2012, cuando estaba planeado hasta 2016. La renuncia al proyecto ocurrió en buena parte debido a que no lograron atraer al público, las pobres entradas fueron de los 78,000 en la primera edición a los 29,000 en la última, con ingresos muy por debajo de lo esperado. Una inversión de 300 millones de euros que sigue costando al erario público, mientras el circuito está en abandono y es utilizado como escenario de carreras ilegales. En contraste con el éxito del Circuito de Barcelona, activo sin interrupciones desde 1991.

El Gran Premio de Corea del Sur también es ejemplo de la decepción. Estaba proyectado hasta 2020, sin embargo, sólo albergaron cuatro carreras de 2010–2013. Desde su debut se vieron obligados a regalar entradas, para el siguiente año aplicaron una reducción del 30% en el precio; nada funcionó, las relaciones con los patrocinadores se deterioraron, su mala organización y su escaso atractivo fueron criticados. Planearon su regreso en 2015, pero debieron cancelar la carrera y asumir el pago millonario de una compensación.

La última noticia llega de Brasil y de Alemania, dos fechas históricas en el calendario de la F1, que podrían no correrse en 2017. El señor Ecclestone -sí, el que dice que el dinero pasa a segundo término- ya les advirtió: si no pagan la cuota, no participan.

Rodrigo Sánchez, director de marketing de GP México, comentó: “Lo importante es crear una experiencia adecuada, creo que hay pilotos mexicanos que nos ayudan para atraer público, que hay deseos de consumir el producto y tenemos que trabajar año con año para mantener la expectativa”. Hace años, la Champ Car, uno de los seriales de autos fórmula en EU, llegó a nuestro país, primero con tribunas ocupadas y luego se convirtió en un “show” de asientos vacíos.

Según cifras consultadas por Cámara Húngara de Datatour (datos oficiales de la Secretaría de Turismo) entre octubre de 2014 y octubre de 2015 el incremento de turismo extranjero en nuestro país fue de 124,000 personas… ¿vale la pena invertir más de 360 millones de dólares por tal cantidad de turistas en una época donde el dólar se cotiza a 20 pesos?

Para tener una idea de la inversión de aproximadamente 3 mil 900 millones de pesos que ha implicado el regreso de la Fórmula 1, la cantidad se acerca al presupuesto asignado a la Conade en 2014: 4,240 mdp, pero que ha sido recortado a la mitad en el proyecto de la Secretaría de Hacienda para 2017: 2,109 mdp.

“Debido a la cercanía, tenemos objetivos geográficos obvios. Estados Unidos es nuestro mercado más grande fuera de México y apuntamos específicamente a estados como California, Texas y Florida. Tenemos especial atención en Canadá y Sudamérica, países como Argentina, Brasil, Colombia, Guatemala, El Salvador y Venezuela”, dijo Rodrigo Sánchez, Director de Mercadotecnia del Gran Premio de México, a Forbes el mes pasado.

A unos días de celebrar el segundo compromiso del contrato, Javier Rubio, periodista español de Eurosport y El Confidencial, habla sobre la percepción que generó México en su oportunidad anterior:

“Es fantástico que México, que ha tenido una gran tradición, vuelva a vivir la F1 como lo está haciendo. El de 2015 fue uno de los mejores de la temporada, con un ambiente increíble, y ayudó mucho a la percepción de la F1, que necesita confirmar que tiene afición y pasión en muchos países. Lo que está ocurriendo en México con la F1 recuerda a España desde mediados de la pasada década, con un gran boom de afición. Y con la carrera que lleva Checo Pérez, lo mejor está aún por venir”.

Repetir el nombramiento de la FIA como “Mejor Evento del Año” es el objetivo y los boletos para este fin de semana se agotaron otra vez. Hasta ahora, el balance es positivo para los organizadores en lo económico con una derrama superior a lo esperado y en imagen frente al medio deportivo extranjero, el reto será mantener el nivel de la experiencia y cautivar a los aficionados cuando la euforia que lleva a pagar desde 2 mil hasta 19 mil pesos por la novedad de una cita de élite comience a desvanecerse. Entonces sabremos si tal inversión valió la pena.

****

Con un sombrero de charro en lugar de la tradicional gorra Pirelli en un podio único por su ubicación, abrazado por un público enloquecido que parecía haber guardado el entusiasmo por 23 años, Nico Rosberg hizo historia en el regreso de México al selecto mapa de la Fórmula 1 y fue adorado mientras recibía el trofeo entre papeles de colores, banderas tricolores, máscaras de luchador y cánticos eufóricos de 30 mil testigos en el Foro Sol que no distinguieron nacionalidad.

“Fue el mejor podio de mi vida. Miles y miles de personas cantando tu nombre después de ganar en una gran pista… ¡es increíble! en ese momento te sientes como rockstar en el escenario y disfruté cada segundo. Gracias a todos los aficionados mexicanos que hicieron muy especial mi victoria…” Lo dijo el ganador y también los perdedores.

México exhibió en tres días, a 185 países a través de las transmisiones que está a la altura de los grandes destinos del mundo para recibir un megaevento como la Fórmula 1 en una pista recién remodelada y con el mejor escenario de premiación de los 20 en la temporada.

La experiencia también habló, el tricampeón Niki Lauda se refirió sólo con elogios al Gran Circo: “Es lo mejor que he visto en toda mi vida, lo mejor, honestamente, lo que produjeron aquí no lo he visto nunca… podías sentir al público en la pista. Todo funcionó: los autos, la gente, los pilotos. Fue una conexión perfecta y por eso la carrera fue muy exitosa”. Y fue precisamente la cercanía con la afición el motivo de elogios de los pilotos para calificar al evento como un total espectáculo.

Un par de días antes de la carrera, Paul Weavers, corresponsal de The Guardian, inició su columna con el entusiasmo irónico de quien no ha sufrido intoxicación por el agua contaminada, un asalto en las calles de la Ciudad de México o peor, un asesinato dirigido por un taxista. La imagen del país y específicamente de la capital estuvo reflejada en esas líneas y en un par más que señalaban el incremento de asesinatos, además de la preocupación de los miembros de las escuderías por la seguridad del equipo. El País habló de la reventa que suele acosar a los asistentes en los alrededores de cualquier evento, del contraste entre la pobreza de la Magdalena Mixhuca y la opulencia de las instalaciones pulidas hasta la perfección.

Los textos posteriores a la cita destacaron la gran organización: “Este país latinoamericano de 120 millones de habitantes demostró al mundo cómo debe ser un Gran Premio”, escribió The New York Times. De acuerdo con información de CIE -a partir de dos firmas internacionales: Formula Money y Aeco dedicadas a evaluar el impacto económico-, durante la semana del Gran Premio se publicaron 11 mil notas referentes.

El balance en los grandes medios internacionales fue positivo, las críticas de algunos expertos se centraron en las escasas emociones que brindaron los pilotos sobre la pista, culparon del bajo rendimiento a los 2,250 metros de altura de la Ciudad y a las modificaciones al antiguo trazado que disminuyeron la velocidad en la pista; de cualquier manera aplaudieron el nivel de la experiencia caracterizada por el lujo, la exclusividad y el glamour.

Comunicóloga. Reportera. Antes en: juanfutbol, VICE en Español, Cámara Húngara, Goal en Español, Referee. Contacto: an.cmanjarrezt@gmail.com, Tw: @_anniemals

Comunicóloga. Reportera. Antes en: juanfutbol, VICE en Español, Cámara Húngara, Goal en Español, Referee. Contacto: an.cmanjarrezt@gmail.com, Tw: @_anniemals