El juicio contra los futbolistas actores

El arte de engañar al árbitro no es eterno.

Se abre el juicio en contra de Franco Daniel Jara. Le acusan de engaño por tirarse en el área al mínimo contacto y aprovechar el penal marcado por el árbitro para tomar ventaja. No es el primero, una larga lista de jugadores, desde “Chaco” Giménez en 2009, conforman el historial en las canchas mexicanas. En defensa del acto han usado la palabra picardía; la parte acusadora prefiere llamarlo ficción. Después de revisar el video de los hechos ocurridos en el Estadio León, el sábado 7 de enero, entre Jara y William Yarbrough, la Comisión Disciplinaria lo ha encontrado culpable y ha decidido el castigo: un partido de suspensión.

El reglamento de sanciones de la Federación Mexicana de Futbol especifica en el artículo 23 que el aparentar o simular haber recibido una falta que haga incurrir en el error al Árbitro recibirá castigo: “Si dicho engaño trajo como consecuencia el otorgar el beneficio directo a su Club en el resultado del partido, será sancionado con suspensión de 1 partido y multa de 90 a 300 días de salario mínimo”.

¿Qué tiene que decir en su favor el acusado? Acepta y respeta, pero argumenta: “en el momento que los jugadores nos encontramos en pleno juego no es muy difícil (sic) percibir las jugadas ya que no tenemos repeticiones ni cámaras lentas…” El engaño en el futbol se castiga desde el 2006 y el delantero argentino verá el partido en casa o desde la tribuna, como alguna vez han tenido que hacer: Jaime Lozano, Matías Vuoso, Humberto Suazo, Emanuel Villa, Carlos Fierro, Isaac Brizuela, Carlos Ochoa, Edwin Cardona, Andrés Andrade.

Los llaman despectivamente actores y si la simulación necesitara imagen de referencia, los aficionados le pondrían la cara de Rubens Sambueza. El mediocampista carga con la fama del “piscinero” en la Liga Mx. Sin embargo, en el Clausura 2016, fue el segundo futbolista con más faltas en contra: 49 y en el Apertura fue el sexto, con 44 infracciones.

“Sinceramente he escuchado y leído que dicen que yo soy un jugador que finge alguna falta, pero si ustedes (los medios) van al entrenamiento y empiezan a mirar en mis piernas, tengo más moretones que cualquiera”, dijo en 2015, en respuesta a los señalamientos constantes. Acusa que los árbitros “lo tienen en la mira”.

Mueca de dolor, brazos abiertos, piernas rendidas a punto de tocar el césped, ese fue Arjen Robben en el Holanda vs México. Una imagen que fue retomada para ser transformada en obras de arte -en tono de broma- por la teatralidad de los movimientos. Él negó la simulación y reafirmó que era penal. Desde entonces, Robben es referencia a la actuación, al menos en el futbol local.

Cámara Húngara quiere saber qué pasa sobre la cancha, en la cabeza de los futbolistas en instantes como los descritos y entrevistó al exfutbolista Damián Zamogilny:

“No está bien el engañar a un árbitro pero no se le puede crucificar a un jugador, porque tiene que decidir en fracciones de segundo sin medir las consecuencias y todos los jugadores del futbol, sin excepción, buscan lo mejor para su equipo y sacar ventaja, ya sea, lo que siempre es, la ventaja legal pero en una fracción de segundo puedes cometer ese error, de tirarte, poner la mano, cometer una acción incorrecta. Por eso creo que sí debe haber una pequeña sanción tal vez pero no crucificarlo como nosotros lo hacemos en los medios”.

Zamogilny fue parte del partido que marcó la historia de este castigo: “me tocó presenciar la primer sanción que se dio en el futbol mexicano de esta índole en un Estudiantes Tecos vs. Pachuca, donde el ‘Chaco’ Giménez juega una pelota larga, sale nuestro portero, se tira el Chaco Giménez y luego le cobran penal, lo convierten en en gol, gana Pachuca y en la semana se revisan los vídeos, se sanciona al Chaco Giménez. Pero a mí en ese momento, como equipo, no me dio nada, simplemente se le sancionó y nosotros igualmente ese partido lo perdimos; el resultado fue el mismo. Entonces a fin de cuentas se sanciona al jugador, pero con el equipo que es afectado no pasa nada”.

Ignacio Ambriz, en 2012, no quiso llamar engaño al acto de Erick “Cubo” Torres, cuando en una jugada con el defensa del Puebla, Jonathan Lacerda, fingió la falta que fue sancionada con la pena máxima en beneficio de Chivas. El entonces técnico de Chivas defendió a su jugador y elogió las mañas del futbol:

“Pareciera que la parte futbolística o la esencia del futbol, esas cosas tan bonitas como la maña, pareciera que son mal vistas cuando siempre ha sido así. Hoy la gente que lo analiza, tiene muchas cámaras y a toro pasado, sacas conclusiones. La importancia para mí es que la esencia del futbol no se pierda, y el futbol es engaño, es error, es acierto, yo respeto pero ese es mi punto de vista”.

El jugador apela a la velocidad del juego, el aficionado castiga la actuación, pero en internet buscan trucos para tirarse sin que los toquen en el FIFA o el PES.

Comunicóloga. Reportera. Antes en: juanfutbol, VICE en Español, Cámara Húngara, Goal en Español, Referee. Contacto: an.cmanjarrezt@gmail.com, Tw: @_anniemals

Comunicóloga. Reportera. Antes en: juanfutbol, VICE en Español, Cámara Húngara, Goal en Español, Referee. Contacto: an.cmanjarrezt@gmail.com, Tw: @_anniemals