Fernando Santos, cajetillas de cigarros para llegar a la final

Si buscáramos a un especialista en estrategias de supervivencia, ese ahora mismo sería Fernando Santos. Su carta de presentación estará mañana en el Stade de France, en el último partido, su plan dio resultado: “si me preguntan, ¿prefiere ser bonito y perder o ser feo y ganar?, prefiero ser feo”, dijo en respuesta a los puristas.

Remar contra la corriente es su especialidad -también cuando le piden que deje de fumar- pero para subir al barco es requisito creer, el que no lo haga puede irse, así lo advirtió antes de la Euro, cuando reveló que ésa era la clave para llegar a la Final. Cumplió, ahí están, frente al hombre reservado, sencillo, pero preciso cuando cuestionan sus formas.

Es ingeniero mecánico, está casado, tiene dos hijos y es católico. A los 61 años podría tener la vida de cualquier otro, una tranquila, alejada de las polémicas innecesarias que evade en las conferencias de prensa, pero eligió la del futbol. Ha dirigido a los más grandes de su país: Porto, Sporting y Benfica; aún así la sonrisa es poco usual en su rostro, sus jugadores defienden que la mala cara no define su carácter: “es como todos”.

Ni tanto. Santos no persigue la popularidad, alguna vez con Grecia intentó cambiar sus planteamientos defensivos e ir un poco más al frente, la idea fracasó. Pero el amor de los griegos fue paciente, los llevó a cuartos de final en la Eurocopa 2012 y a octavos en la Copa del Mundo por primera vez.

La historia de Fernando con el futbol es como otras, libre de excentricidades; trabajaba en un hotel como personal de mantenimiento y cuando había tiempo, jugaba al futbol. Quiso ser portero, fue jugador y terminó de técnico. Su jefe en el hotel era presidente del club Estoril, entonces lo invitó a hacerse cargo de las fuerzas básicas. Así encontró la vocación.

Ahora, a pesar del disgusto de su familia, es fumador porque quiere y para inspirarse: “Yo fumo porque me gusta, cuando deje de gustarme dejaré de fumar. Tal vez porque pienso mucho en las tácticas es la razón por la que fumo. Tengo que tratar de encontrar las opciones y tácticas correctas, y cuando fumo tengo más tiempo para reflexionar”.

Con un curriculum modesto frente al de Didier y el perfil de un hombre común, Fernando Santos podría entregar a su país el primer título internacional de su historia. Con trabajo, esfuerzo y disciplina como fórmula nada secreta. También es su sueño.

Comunicóloga. Reportera. Antes en: juanfutbol, VICE en Español, Cámara Húngara, Goal en Español, Referee. Contacto: an.cmanjarrezt@gmail.com, Tw: @_anniemals

Comunicóloga. Reportera. Antes en: juanfutbol, VICE en Español, Cámara Húngara, Goal en Español, Referee. Contacto: an.cmanjarrezt@gmail.com, Tw: @_anniemals