Gabriel Retes: yo sería un buen técnico para la Selección Mexicana

¿Es también romántico el artista que deja el futbol por amor? Mucha miel se ha derramado sobre el que lo deja todo por el esférico, el que juega sin tener zapatos, el que improvisa porterías en el llano. Pero cuántas historias igual de rosas ha provocado la renuncia a vivir de las patadas. No todos están dispuestos a compartir las noches y las mañanas con un futbolista.

El cineasta mexicano Gabriel Retes sabe de eso. “Un día me contactaron y me dijeron: ‘te vienes a jugar con las fuerzas básicas de la Universidad (Pumas), tres mil pesos al mes. Y yo, feliz. Llego a mi casa y le digo a mi mujer: ‘¿cómo ves?, me contratan para ya jugar futbol profesional’. Estaba enamoradísimo y me dice: ‘me casé con un actor, no con un futbolista’. Entonces me fui a pasear por Avenida Reforma, ahí tomé una decisión existencial, me dediqué al cine y dejé el futbol”.

Esas últimas palabras han sido pronunciadas por varias bocas en diferente tono, la tristeza de una lesión, el despido inesperado por baja productividad, la nostalgia de los años que ya no son. Tal vez nunca con tan poco arrepentimiento como él lo confiesa. Su pareja dio el último no al futbol, pero Retes le dio el sí al cine desde su nacimiento.

El camino del futbol lucía más rebuscado entre un padre dedicado a la dirección teatral y una madre que fue actriz hasta que él llegó a su vida. Hoy, a los casi 70 años, cuenta 20 largometrajes dirigidos, varios de ellos considerados entre los cien mejores en la historia de la filmografía mexicana, y sin temor se candidatea para ocupar el banquillo: “He pensado que yo sería un buen técnico de la Selección Mexicana”.

La respuesta caería de sorpresa para quienes lo conocen sólo a través de sus películas, ahí donde la marginación, la delincuencia, el machismo, la represión y el sistema educativo han sido atacados sin tocarse el corazón. Pero su afición al deporte también lo lleva al reclamo: “Este año son los Juegos Olímpicos y sólo los van a transmitir por ciertos canales y por internet. Y en México, el internet debería de ser un derecho universal, hay países en los que el internet es libre. Antes era un evento de tregua, de paz, ahora ya ni eso nos están dejando. ¿Cómo van a ver los Juegos estas personas que viven a 40 kilómetros de aquí? No van a ver a los seres humanos en el máximo, ahí sí es donde la competencia es válida. Seres humanos compitiendo contra sí mismos sin armas y sin causar daño. Pues en nuestro pueblo no se los van a dejar ver porque ganó Slim y él no tiene su canal abierto. Es denigrante”.

Retes critica a la industria de entretenimiento. Se queja airadamente de las películas hollywoodenses que acaparan los espacios en la cartelera: “¿y del cine mexicano quién se acuerda?”. Su reacción es similar al cuestionarlo sobre por qué los mexicanos no defienden al cine local como sí lo hacen con la Selección, niega la pregunta: “No es verdad lo que dices. Nadie defiende al futbol aquí. Mira ahora lo que decidieron los dueños de los equipos, van a permitir que desde el próximo torneo puedan jugar un partido hasta diez no nacidos en México. Eso no está bien y no va a pasar nada”.

Gabriel no ha producido una película dedicada a este deporte ni ha visto alguna que cumpla con su gusto. Pero en 1971 fue protagonista de la comedia Los Cacos, junto a “Resortes”, Silvia Pinal, Tin Tan, Ernesto Gómez Cruz, Lalo “Mimo”, “Zamorita”. La historia de once hombres desempleados, ladrones que parecen planear un asalto y realmente se trata de un partido de futbol. Por el calor del juego se envuelven en una riña y terminan en prisión; un hecho que cambia sus vidas.

¿Qué opina de los intelectuales que califican al futbol como “el opio del pueblo?, “son idiotas, idiotas, el futbol es maravilloso, es un deporte colectivo como no hay otro. Así de simple”, condena; aunque recuerda los excesos del negocio y los acusa de agotar las pasiones.

A él le gusta imaginar, casi tanto como hablar de su trabajo, y responde con entusiasmo a la pregunta: si su trayectoria en el cine fuera llevada al ámbito a las canchas, ¿quién sería Retes?, “sería sin duda Andrés Guardado porque es un chingón. Es el hombre creativo, no tiene miedo. Ya no es tan joven, igual que yo, pero le queda mucho por hacer ahí; como a mí, porque siento que estoy apenas en la mitad de mi carrera”.

El hombre que se quitó los botines por amor no defiende unos colores, la Selección cada vez lo inspira menos; sin embargo, habla sobre el futuro de este deporte: “Ahí te van dos cosas que van a pasar. Se va a tener que quitar el offside desde el mediocampo para que nada más haya offside en el área grande, ¿para qué? para abrir el espacio. Porque cuando se inventó el futbol los jugadores no corrían cien metros en once segundos, entonces ya la cancha les queda pequeña. Y fíjate, cuando hay dos expulsados, uno por equipo, sube la calidad del juego porque se abre la cancha. Eso es lo que creo, hay que modernizarlo”.

¿Quién es Gabriel Retes?

Gabriel Retes está considerado uno de los mejores directores de cine, tanto en México como en Latinoamérica. Con 18 largometrajes producidos, dirigidos, actuados y escritos, la gran mayoría por él mismo, sigue siendo uno de los pocos directores independientes del cine mexicano. Todas sus películas han participado en diversos festivales internacionales de cine y han sido merecedoras de infinidad de premios y reconocimientos.

Comunicóloga. Reportera. Antes en: juanfutbol, VICE en Español, Cámara Húngara, Goal en Español, Referee. Contacto: an.cmanjarrezt@gmail.com, Tw: @_anniemals

Comunicóloga. Reportera. Antes en: juanfutbol, VICE en Español, Cámara Húngara, Goal en Español, Referee. Contacto: an.cmanjarrezt@gmail.com, Tw: @_anniemals