México vs Panamá, el partido empieza en las televisoras y redes sociales

Recordar el 22 de julio del 2015 provoca ceños fruncidos en los panameños. Ese día ocurrió el robo. Quedaban solo un par de minutos en el cronómetro, México sería eliminado de la Copa Oro a manos de Panamá, pero el árbitro Mark Geiger se vistió de enemigo al juzgar una supuesta mano en el área con la pena máxima.

La rabia se apoderó de los jugadores que abandonaron la cancha para encarar a cualquier rival que encontraron a su paso, las discusiones llegaron a la banca. El rostro de preocupación de los mexicanos lo dijo todo; pero Andrés Guardado, a pesar de las súplicas de honestidad, decidió tirar certero y anotó.

“Yo boto el penal y me matan a mi familia en México”, fueron las palabras que el capitán de la Selección Mexicana dijo a Aníbal Godoy, la justificación para no fallar el penal. Las razones no importan. Ese hecho, a ojos de los seguidores y la plantilla, confirmó el eterno reclamo de la protección que goza México en la CONCACAF. Ese triunfo les dio el pase a la final, el último paso antes de levantar el trofeo. “CONCACAF corrupta”, se leyó en una manta improvisada que mostraron los jugadores en una foto de vestidor.

Por las venas de Jair Serrano corre sangre mexicana y panameña, es aficionado al futbol y reconoce que sus compatriotas recuerdan esa fecha con rencor: “se sienten víctimas, robados”. El viernes, las selecciones se encontrarán en el Estadio Azteca y la baja actividad en las taquillas físicas y virtuales ha obligado a regalar boletos.

El enfrentamiento representa poco del lado mexicano, la posibilidad de asegurar su presencia en el Mundial de Rusia está en sus manos, pero el escaso espectáculo ofrecido en recientes partidos ha restado credibilidad al trabajo del técnico Juan Carlos Osorio.

En Panamá, este partido es la ocasión perfecta para hacer eco de los agravios, de las burlas al estereotipo caricaturizado de los mexicanos. Como lo hicieron en noviembre, a propósito del partido de eliminatoria mundialista, con la herida abierta por las provocaciones constantes de Donald Trump y su reciente nombramiento, un par de diarios del país utilizaron el tema del muro como provocación: “Guey, aquí está el muro” (La Crítica). Algunos asistentes al Estadio Rommel Fernández hicieron suya la consigna y gritaron: “¡muro, muro!” a los visitantes.

La rivalidad fue dispareja en el campo durante años, Panamá recibió goleadas y los enfrentamientos se calificaban como un privilegio. Nunca han ido a un Mundial, México suma 15 participaciones. La distancia se acortó en tiempos recientes,pero prevalece.

En la Copa Oro del 2013, el Tricolor fue víctima de los panameños: vencieron en fase de grupos y los dejaron fuera de la final siempre esperada ante Estados Unidos. La revancha, meses más tarde, fue muy dulce: la chilena de Raúl Jiménez para romper el empate en el Estadio Azteca.

Así como algunos diarios y periodistas canaleros buscan llevar la contienda a cualquier terreno para construir un discurso alrededor del partido, del lado mexicano también se hace lo posible por venderlo.

“Tus ganas son atrevidas, tus deseos y sueños también, pero el peso de la historia futbolística podrá más. Suerte, Panamá, porque la vas a necesitar”, dijo David Faitelson esta semana. Sus palabras son leídas como una afrenta porque él ha sido considerado una voz representativa de los mexicanos en su país.

Jair Serrano comparte la opinión de sus familiares, que lo viven de cerca: “Aproximadamente de unos 10 años para acá todo cambió. ESPN, Fox Sports y todos los programas que venía del sur se cambiaron para México y ahora todo lo que sale en televisión es de México. Entonces cuando Panamá subió su nivel futbolísticamente coincidió, ahí es en donde empezaron los mexicanos como Faitelson, y algún otro por ahí, a hablar mal de los panameños, se creían superiores, pero no se dieron cuenta que en verdad en el futbol se empezaron a acortar las distancias y les ganamos más de una vez”.

La diferencia en la atención que dedican a hablar del próximo partido en ambos países es considerable; mientras en Panamá calientan el duelo sin importar la posición de desventaja en la eliminatoria, en este país acusan la baja venta de boletos en el Estadio Azteca.

«Hugo Sanchez es cierto que fue goleador en el Real Madrid; pero en su seleccion mexicana que? Le quedo grande» (sic), tuiteó un periodista panameño, y recibió en respuesta: «Hugo Sánchez tiene más mundiales jugados que toda la selección panameña y tiene más historia q todos los jugadores de la historia de Panamá». Suficiente para encender el enojo de los dos lados.

Las publicaciones panameñas en redes sociales apelan al patriotismo y al orgullo nacional, el futbol tiene un sitio pequeño en el argumento y han sido lugar de enfrentamientos, pero también de reivindicaciones:

“Las televisoras son las que ganan generando rating a costa de los que amamos el futbol, somos hermanos, tenemos el mismo color de piel, mismo idioma, le deseo lo mejor al equipo de fútbol de Panamá, acá en México se les quiere”. Como ese mensaje, hay cientos más que se desmarcan de las voces famosas.

“Los mexicanos viven de la historia, se creen la última Coca Cola del desierto. Deben entender que esto ha cambiado y Panamá ha evolucionado mucho”, dijo Adolfo Machado, seleccionado canalero, en días pasados. A pesar de los intentos de provocación y más allá de las riñas que un resultado ha causado en la tribuna, insisten en que la rivalidad entre ambos países se limita al campo.

“El odio es solo futbolístico, se intensifica en 90 minutos, pero cuando termina, seguimos siendo hermanos”, dice José, seguidor panameño.

Comunicóloga. Reportera. Antes en: juanfutbol, VICE en Español, Cámara Húngara, Goal en Español, Referee. Contacto: an.cmanjarrezt@gmail.com, Tw: @_anniemals

Comunicóloga. Reportera. Antes en: juanfutbol, VICE en Español, Cámara Húngara, Goal en Español, Referee. Contacto: an.cmanjarrezt@gmail.com, Tw: @_anniemals