Mejía Barón, el consejero oficial de ‘Tuca’ Ferretti

Viejos lobos de mar. / (Foto: Archivo José Luis Díaz, Agencia Reforma)

A las grandes amistades las hacen los grandes momentos y estos dos amigos tienen varias historias para contar su relación. La mejor de ellas cerró con un campeonato en la temporada 1990–1991. Miguel Mejía Barón era técnico de Pumas, ahí dirigía a Ricardo Ferretti, lo había identificado como un buen material primero para ser contratado como jugador y después como entrenador tras su retiro de las canchas por su liderazgo y visión, el plan del brasileño para esa temporada era integrarse al cuerpo técnico y no jugar más. Sin embargo, Mejía Barón lo convenció de seguir porque lo necesitaban para ser campeones.

Ferretti accedió y no se arrepintió de la prórroga, ese título, el tercero, es una de las mejores memorias de los aficionados universitarios. El Estadio Olímpico fue escenario de la final de vuelta del 91, se enfrentaban a América, el equipo que les había ganado dos finales, y la revancha llegó desde los botines de ese hombre veterano, dueño de la confianza del técnico: Con seis minutos en el cronómetro, ‘Tuca’ cobró la falta, midió la posición del arquero, golpeó con la derecha y la colocó en el ángulo superior izquierdo. Desde entonces, ese gol que los hizo campeones es conocido como ‘Tucazo’, empezó a existir ese 22 de junio, un momento que sin duda marcó a ambos. Mejía Barón se fue una temporada después y en su lugar se quedó Ricardo gracias a su voto de confianza.

Iniciaron trayectorias por su lado y más tarde, Mejía Barón lo convocó como auxiliar para librar las presiones del calendario como seleccionador nacional. Su etapa al frente de la Selección Mexicana tiene un lugar importante en la memoria, a pesar de la frustración de la eliminación en el Mundial del 94 que impuso una huella imborrable en su trayectoria y a más de dos décadas de distancia, motiva cuestionamientos sobre sus decisiones en aquel partido contra Bulgaria, cuando el equipo nacional cayó en penales mientras Hugo Sánchez observaba desde la banca.

La paciencia podría ser una de sus cualidades porque es una pregunta que responde con frecuencia y nada cambia, su decisión se basó en las experiencias y en la negativa de Hugo a jugar más atrás de su posición habitual; pero acepta el exceso de confianza: “Entonces dije internamente: no meto a Hugo, voy a esperar a que terminen los tiempos extras y vamos a ganar con penaltis. Ahí sí me equivoqué, porque la historia lo dice, pero teníamos a Campos, que era un gran portero, y a grandes tiradores. Yo pensé que con eso podíamos ganar”.

A la fecha, Hugo Sánchez se queja de su falta de atrevimiento y a la afición le duele el recuerdo porque esa plantilla se perfilaba para escribir la historia que a México le falta, Mejía Barón tenía en su equipo a Jorge Campos, Luis García, Hugo Sánchez, Carlos Hermosillo, Ramón Ramírez, Zague, Claudio Suárez, Marcelino Bernal, una lista larga de talentos envidiable. El título de consolación fue la Copa Oro obtenida un año antes, porque la primera participación mexicana en la Copa América, con final incluida contra Argentina, terminó con un par de goles de Gabriel Batistuta y tampoco pudieron en la Copa Confederaciones del año siguiente.

Se fue de la Selección y su segunda etapa en Pumas no dejó algo para ser contado. Mejía Barón y Ricardo Ferretti volvieron a encontrarse muchos años después, en 2014, esta vez fue el brasileño quien necesitó de sus consejos como asesor deportivo en Tigres. Los papeles se invirtieron, han trabajado en esa fórmula del éxito que no resultó en aquellos años de los 90 y marcha muy bien en la competencia a nivel de clubes.

En noviembre del año pasado, ‘Tuca fue investido oficialmente en el Salón de la Fama del Futbol, ubicado en Pachuca, y Miguel Mejía Barón fue el encargado de anunciarlo, definió su relación a partir de la primera experiencia, cuando lo recomendó para ser contratado en Pumas: “En esa época, Pumas se recargaba en las fuerzas básicas y era dificilísimo que soltaran un peso por nadie, pero cuando le dije bueno y barato, el Ingeniero (Aguilera Álvarez) se sacudió. Hay un jugador joven de 23 años que viene de Brasil y acaba de ayudarle al Atlas a irse a Segunda División, entonces le dije ‘seguro es regalado’, entonces el Ingeniero dijo ‘adelante’. La vida da muchas vueltas. Después de 38 años estamos aquí con un honor tan grande como es esta ceremonia yo creo que es producto de una carrera de gran esfuerzo, dedicación. Estoy muy agradecido con el destino, me ha tocado la fortuna de ver a amigos entrañables”. A ‘Tuca’ lo considera un hermano.

Desde su llegada, Tigres ha sumado dos títulos a su historia: Apertura 2015, Apertura 2016 y ahora, por su contundencia en la última fase del torneo regular y la liguilla, son favoritos al título del Clausura 2017; es decir, el bicampeonato de liga mexicana. Sin embargo, Mejía Barón se niega a considerar el trabajo de ambos como una dupla, en entrevistas recientes prefirió considerar que él da consejos y ‘Tuca’ decide si los toma porque él es quien se encarga de la estrategia. Las decisiones le pertenecen a Ferretti y de ese crédito no quiere tener parte.

Comunicóloga. Reportera. Antes en: juanfutbol, VICE en Español, Cámara Húngara, Goal en Español, Referee. Contacto: an.cmanjarrezt@gmail.com, Tw: @_anniemals

Comunicóloga. Reportera. Antes en: juanfutbol, VICE en Español, Cámara Húngara, Goal en Español, Referee. Contacto: an.cmanjarrezt@gmail.com, Tw: @_anniemals