Mujeres, salir en televisión para existir

“Las marcas no están interesadas en la natación. Si fuera un atleta de futbol o de algún otro deporte que tiene apoyo de ustedes (medios). A lo mejor la marca X, Y o Z diría pues yo te voy a apoyar mes con mes o en tu preparación ¿qué te hace falta? Pero bueno, hasta el equipo de Segunda División de mi ciudad (Celaya) tiene patrocinadores. Si nosotros tuviéramos más apoyo, la demanda crecería y yo no tendría que llegar aquí a usar una gorra de una marca que tiene cero interés en mi desarrollo. A mí llegan y me dicen las personas de marketing: “pues no te caería mal un pants”. Discúlpame, pero en mi vida, si no fuera obligación, yo no me pongo tu gorra. La verdad, la demanda en la natación tiene que crecer porque es un deporte que en los Estados Unidos, y en otros países, al menos tres veces al año se transmiten los eventos”, declaró la nadadora y medallista en Londres, Liliana Ibañez, a ESPN luego de no conseguir la clasificación a las semifinales de los 50 metros libre en Río. Sin culpar al entorno de su pronta despedida, reclamó el desinterés en comparación con el futbol varonil, como lo han hecho atletas de otras disciplinas.

Este país no carece de referentes femeninos en el deporte, sí de exposición. ¿Cuántas disciplinas podemos seguir por televisión sin necesidad de pagar por programación especial? Futbol, box, futbol americano, esporádicamente beisbol y basquetbol, enfocados en su mayoría en las competencias varoniles.

México esperó a María hasta el penúltimo día en Brasil. El puño de la consigna se ocultaba al recordar a Espinoza y los aficionados se aferraban a la posibilidad de dignificar el ciclo olímpico sobre el tatami cuando las malas noticias llegaban en lista. Lupita ya había sorprendido con la plata en la marcha y Misael con el bronce en boxeo, faltaba ella. María del Rosario Espinoza guardó silencio hasta el final. “No buscaba hacer historia”, dijo cuando volvió a casa, pero lo hizo, se convirtió en la máxima medallista mexicana de la rama femenil. Durante tres ciclos ganó un lugar entre los mejores representantes del deporte de este país con una presea de cada metal, está a un paso del nadador Joaquín Capilla y del jinete Humberto Mariles. Todavía duda si estará en Tokio para completar la hazaña.

La euforia se borra pronto sin importar si se trata de hombres o mujeres, el interés distingue entre disciplinas y está condicionado por el alcance mediático. El desempeño de las deportistas desde los Juegos Olímpicos de Sidney 2000 ha sido notable. Soraya Jiménez abrió el camino hace 16 años, rompió una racha negativa de las mujeres en que prevalecía tras México 68, cuando la esgrimista María del Pilar Roldán ganó la plata y María Teresa Ramírez, el bronce en natación. A partir del oro de Soraya, las atletas mexicanas han ganado 13 de las 25 preseas; fueron protagonistas de la delegación en Atenas, Beijing y Londres. En los recientes Juegos Paralímpicos, tres de las cuatro medallas de oro de la delegación mexicana fueron ganadas por mujeres: Ángeles Ortíz, Lenia Ruvalcaba y Amalia Pérez. Algunas historias permanecen, otras comienzan a escribirse.

Eric Olavarrieta, consultor en comunicación e imagen deportiva, platicó con Cámara Húngara y considera que el incremento de la participación femenina ha ayudado a terminar con prejuicios que mandaban en la sociedad mexicana hace varios años: “En realidad, hemos tenido -de unos años para acá, no muchos, quizá del 2000 para acá- una participación muy importante de la mujer lo cual nos está ayudando como sociedad a quitar ese mito de que únicamente el deporte es para los hombres o es una actividad en la que sólo los hombres puedan destacar”.

Para él, la irrupción de Soraya Jiménez y Ana Gabriela Guevara cambió la historia del deporte: “Ana Gabriela creó un nuevo modelo de deportista mexicana, incluso, lo que es la nueva mujer en México, empezar a tener logros, al tener una medalla de plata en los Juegos Olímpicos, a romper récords, eso empezó a cambiar esta percepción que se tenía de la mujer en términos generales. El caso también de Soraya Jiménez definitivamente rompió con este concepto, y por lo que hacía, de que la mujer es solamente el sexo débil, al contrario, Soraya nos demostró con esa fortaleza, con ese esfuerzo que es posible competir en cualquier disciplina solo es necesario tener constancia”.

Paola Longoria es la mejor racquetbolista del mundo y hay cuatro representantes más en el top 10, pero su deporte es poco popular frente a otros al alcance de la televisión. Lorena Ochoa situó a México en el mapa del golf y lo llevó a la cima durante 157 semanas, de 2007 a 2010, sus conquistas fueron celebradas, sin embargo, la disciplina no ha alcanzado la atracción de la industria que abre espacios públicos y alimenta la competencia.

Al respecto, conversamos con Francisco San José, especialista en marketing deportivo descartó que pueda hablarse de discriminación por género: “Creo que hace falta una mayor difusión de ciertos deportes en televisión abierta como para darle ese espaldarazo y que las marcas se terminen de convencer de que no todo es futbol y que hay otros deportes que son súper interesantes y que pueden ser igualmente comercializables. Es como un círculo, que ahora mismo es vicioso -pero podría volverse círculo virtuoso- donde los medios no transmiten ciertos deportes, luego entonces esos deportes no existen, no están posicionados en la mente de los patrocinadores, los patrocinadores no invierten en esos deportes. Como no hay inversión en estos deportes, cada vez se practican menos, se fomentan menos o quienes lo practican tienen que poner dinero de su bolsa o lo hacen por amor al deporte o porque quieren destacar, si lo logran, da lo mismo porque nadie los conoce”.

Aquí el futbol inspira como ninguno, el triunfo de los seleccionados en Wembley sigue en la memoria y golpeó el orgullo en Río. Pero la rama femenil se aproxima lentamente en su intento de convencimiento; los logros han ocurrido fuera del territorio a falta de una liga profesional que apenas se puso en marcha: Esther Mora, la primera futbolista mexicana en jugar en Europa con Alaska Lecce de Italia entre 1975 y 1980, Maribel Domínguez, delantera del Barcelona FC en la Superliga de España y alguna vez considerada por la FIFA como la sexta mejor futbolista, además de máxima goleadora de la Selección. Fatima Leyva, mediocampista y campeona en Estados Unidos, destacada en el futbol ruso.

Actualmente, Charlyn Corral, delantera del Levante y una de las mejores atacantes de la liga, es referencia, aunque la cobertura a su desempeño es superficial. El año pasado lo lamentó: “No hay tanto respaldo porque no creen que el futbol de mujeres genere grandes ingresos económicos. Incluso los patrocinadores no apoyan porque piensan que la gente no se sentirá atraída. Temen que no interese a los aficionados”. Ella juega en la Liga Iberdrola de España, iniciada en el 88, pero esta temporada por primera vez cuenta con un patrocinador principal, de ahí el nombre. Se trata de un grupo empresarial dedicado a la energía eléctrica y firmó un contrato de dos años con la Federación Española para garantizar la aportación de cuatro millones de euros en total, entre ambas partes, por cada campaña. Participan 16 equipos y algunos partidos ya son transmitidos semanalmente.

La Federación Mexicana de Futbol busca repetir la fórmula en el sector amateur con la presentación de la Liga Nacional Femenil Scotiabank, con las categorías Sub-13, Sub-16 y próximamente, Sub-17. Una aproximación a la pretendida profesionalización de la disciplina en próximos años.

Francisco San José afirma que la forma de romper el círculo vicioso es “que los medios accedan a transmitir deportes que no necesariamente son tan mediáticos, eso ayudaría a lograr su difusión y si hay un mexicano, o una mexicana destacada, entonces más porque se vuelve atractivo y tienen más rating. Si tienen más rating, las marcas buscan esos espacios para vender sus productos, entonces a la televisión le interesa, las marcas lo notan y dicen “¿qué te parece si empezamos a invertir ahí?”, ese dinero llega a los deportistas y se preparan mejor, tienen mejores desempeños”.

El jueves, en una revisión al home los medios deportivos digitales más consultados del país, sólo La Afición, de Milenio, llevaba una nota con una atleta como protagonista, se trataba de una entrevista con Amalia Pérez, triple campeona paralímpica de powerlifting. El número de notas no determina la calidad de la cobertura, pero no hay forma de juzgarla sin opciones de comparación.

Comunicóloga. Reportera. Antes en: juanfutbol, VICE en Español, Cámara Húngara, Goal en Español, Referee. Contacto: an.cmanjarrezt@gmail.com, Tw: @_anniemals

Comunicóloga. Reportera. Antes en: juanfutbol, VICE en Español, Cámara Húngara, Goal en Español, Referee. Contacto: an.cmanjarrezt@gmail.com, Tw: @_anniemals