¿Por qué los atletas paralímpicos son más exitosos?

Con la mano derecha sobre el corazón, los ojos llorosos y su medalla dorada sobre el pecho, María de los Ángeles Ortíz cantó el himno nacional mexicano, al centro del podio en el Estadio Olímpico de Brasil. Un día antes consiguió la mejor marca en lanzamiento de bala -disciplina de la que es referente desde hace varios años- 10.94 metros, aunque debajo de la marca mundial que estableció en Qatar el año pasado 11.13. El poder de su brazo no tuvo rival y salió del recinto con una bandera tricolor sobre la espalda, muy orgullosa entregó su triunfo a México, el país que hace 12 años le negó la justicia.

Ángeles tenía 31 años cuando de camino a la escuela en Veracruz, en donde era profesora, fue arrollada por un vehículo deportivo que invadió la acera y la dejó prensada entre la defensa y un muro. Perdió la pierna izquierda, la derecha quedó muy lastimada. El responsable fue un joven de 18 años; varios testigos lo reconocieron y acudieron a rendir su declaración, las pruebas al vehículo indicaron la excesiva velocidad a la que viajaba aquella mañana, los exámenes médicos exhibieron su estado de ebriedad. Nada fue suficiente porque logró evadir la culpa gracias a su parentesco con el entonces Subprocurador de Justicia de Veracruz, Emetrio López. La corrupción la alcanzó hasta el hospital, ahí fue ignorada por el personal y acosada para obligarla a firmar el perdón, tuvo que escapar. Por temor renunció a la lucha por la justicia, ese mismo año comenzó su pelea contra el cáncer.

México ha recibido más satisfacciones de los atletas paralímpicos, un total de 288 medallas desde su debut en los Juegos de Heidelberg en 1972, frente a las 67 de las competencias olímpicas a partir de París 1900. La comparación es constante -sobre todo en días recientes porque fracaso fue la palabra usual para calificar el resultado en la primera justa de Río 2016-, también es incómoda e imprecisa, pero la diferencia genera curiosidad.

De acuerdo con datos del INEGI, 5 millones 739, 210 mexicanos padecen algún tipo de discapacidad y su derecho a la movilidad es casi nulificado o reducido a la entrega de sillas de ruedas, la adecuación de algunos espacios públicos y otros apoyos temporales. Qué difícil ser ciudadano en este país, luego, atleta y además ganar. Para esta edición viajaron 69 seleccionados para competir en 9 disciplinas. “Aparte de vencer una discapacidad que nos hace fortalecernos más, porque vivir la discapacidad aquí en México es terrible y tratar de meterte, porque lleva su tiempo, te fortalece. Si quieres salir adelante, si no te quieres quedar ahí en un sillón arrumbado. ¿Pero qué más (hacemos)?, entrenar”, dice Ángeles, en entrevista con Carlos Loret de Mola, al regresar de Río.

María de los Ángeles Ortíz practicaba el lanzamiento de bala desde la niñez, pero su padre le negó el permiso para competir a nivel internacional. El deporte volvió a ella por invitación tras el accidente, aceptó porque lo necesitaba. ¿La capacidad de los deportistas paralímpicos para superar las adversidades incide en los resultados? Los estudios psicológicos al respecto son escasos, ofrecen algunas respuestas. En 2012, Kristen Dieffenbach y Traci Statler, especialistas en psicología deportiva, estudiaron el contexto paralímpico siguiendo sus procesos y concluyeron que con los atletas convencionales existen más similitudes que diferencias significativas, incluso en los motivos para integrarse al deporte profesional: la búsqueda de realización personal, la necesidad de poner a prueba sus habilidades en una competencia. Desde Londres, el objetivo ha sido centrarse en las capacidades de los participantes antes que en lo que no pueden hacer, como ocurre en todos los deportes.

Por otra parte, hay quienes creen que las malas experiencias y las estrategias para superarlas son útiles en momentos de alta exigencia de adaptación, pero también es resultado de una historia de vida. Es imposible generalizar. Es distinto enfrentar un mal congénito a una discapacidad adquirida a partir de un accidente. Los atletas recuerdan los momentos difíciles al conquistar su objetivo, aunque no es exclusivo de los Juegos Paralímpicos. Ángeles dedicó su medalla dorada en Río a las madres de este país: “Para todas las mujeres guerreras, que no se rinden, que sacan a sus hijos adelante, que pese a toda la adversidad, siempre, siempre son gladiadoras y guerreras de vida. Va dedicada a las mujeres de México y a las mujeres de mi familia”.

Insuficiente medir el éxito desde el medallero para confrontar los desempeños, existen disciplinas y modalidades únicas. En el deporte paralímpico tienen cabida diez tipos de discapacidad: limitaciones en la potencia muscular, capacidad reducida de movimiento, amputaciones o deficiencias en una o más extremidades, diferencia en la longitud de las piernas, baja estatura, hipertrofia muscular, ataxia (falta de coordinación), atetosis (movimiento involuntario de los músculos), discapacidad visual y discapacidad intelectual. Su camino es distinto desde la clasificación de tres fases médicas y técnicas, a partir de capacidades funcionales equivalentes; un comprobante médico, la vigilancia en entrenamiento y competencia son requisitos para determinar su categoría y la clase deportiva que no será fija en todos los casos a lo largo de su trayectoria. Por ejemplo, el lanzamiento de bala tiene 13 finales, a diferencia de la final única en Olímpicos.

El deporte supone igualdad de condiciones, los esfuerzos del Comité Paralímpico Internacional buscan favorecer una competencia más justa y la evaluación es constante por la superación de dificultades físicas o la degeneración, pero la desconfianza hacia las condiciones de clasificación son factores de tensión entre las autoridades y los atletas que señalan ventajas. La resistencia a la frustración se pone a prueba mucho antes de la competencia, el apoyo psicológico es determinante.

Por si fuera poco, los participantes que requieren guía o ayuda para realizar su actividad deben acoplarse a su pareja, la confianza es básica en el caso de las personas con debilidad visual o ceguera. Aprenden a competir en conjunto porque desde la edición anterior, los guías en atletismo, los porteros de futbol, los pilotos del tándem en ciclismo y los guías de boccia trabajan por un sitio en el podio.

Hay más aspectos a considerar. La reclasificación permite que los deportistas paralímpicos compitan en varias ediciones, su historia en el deporte de alto rendimiento se extiende. La edad tampoco es un problema para mantener un sitio en la competencia. Al contrario, la experiencia es característica en los medallistas mexicanos de esta delegación, el promedio es de 38 años; los más experimentados cuentan con seis participaciones en Juegos Paralímpicos, sólo uno de ellos era novato, Jesús Hernández, medallista de bronce en natación. Algunos compiten en más de una prueba y en la cantidad de preseas totales intervienen tales factores, mientras la atleta Juana Soto es la máxima ganadora de medallas paralímpicas para México -con 14, 8 de ellas de oro, entre 1988 y 1992-, el clavadista Joaquín Capilla consiguió cuatro -una de oro, una de plata y dos de bronce, entre 1948 y 1956- en Olímpicos.

Los Juegos Paralímpicos existen como ahora los conocemos desde 1988, su historia es reciente en contraste con la evolución de los Juegos Olímpicos a partir de Atenas 1896; atraviesan fases distintas. Las disciplinas están en un proceso evolutivo y el crecimiento de la población de atletas será evidente con cada ciclo, en la actualidad 160 países están involucrados, 90 menos. Más competencia se traducirá en un incremento del nivel, entonces los márgenes de victoria se reducirán. Lejos de mantenerse o mejorar, México parece rezagarse, en este evento consiguió 15 preseas (4 oros, 6 platas, 9 bronces), seis menos que en Londres (6 oros, 4 platas, 11 bronces). Desde Sidney 2000 la cantidad no bajaba de 20.

Mientras tanto, en Ucrania, ubicados en el lugar 31 en Juegos Olímpicos y terceros en los Paralímpicos -debajo de China y Gran Bretaña, con 117- tienen respuesta a su éxito reciente, atrás quedó Atlanta 1996 cuando consiguieron sólo una. Se trata de un sistema de educación física llamado Invasport, ejecutado por el bicampeón paralímpico en natación y presidente del Comité Paralímpico de Ucrania, Valeriy Sushkevych. El deporte está al alcance con escuelas especializadas en cada región y el trabajo inicia en la infancia; así se mostraron al mundo en Beijing. Ahora reafirman el dominio al colocarse por encima de Estados Unidos, a pesar de la diferencia en el presupuesto.

No así en México, de acuerdo con datos de El Economista, sólo 25 de los 71 atletas presentes en Río 2016 reciben apoyo del Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento y el presupuesto es 3.3 veces menor al asignado al deporte olímpico. ¿Entonces puede destacarse el éxito más allá del logro individual? El objetivo era superar lo realizado en Londres, la posición en el medallero cayó seis puestos, del 23 al 29.

“En mi federación, hablando de discapacidad, ¿quiénes están ahorita cosechando las medallas? no son nuevos talentos, son los que ya tienen seis, cinco, cuatro y en mi caso, tres Juegos Paralímpicos al hilo, ya estamos veteranos y cosechando medallas porque ya hay calidad y tablas. ¿Pero dónde está entonces el trabajo de las federaciones, de las asociaciones y de los institutos?, ¿qué han sembrado en tantos años: uno que otro garbanzo de a libra?”, reflexionó Ángeles Ortiz en Noticieros Televisa.

Ortíz representa a este país desde Beijing 2008, siempre ha obtenido medallas y escuchamos poco de ella, elegimos hacerlo hasta que ganó y quién sabe si la recordaremos. Ignoramos las disciplinas paralímpicas, las reglas y la complejidad de la clasificación, pero nos agrada compararlos con “los otros” por sus logros. Hasta nos preguntamos cómo es posible que ganen más, aquí en donde el deporte a veces sí existe.

Comunicóloga. Reportera. Antes en: juanfutbol, VICE en Español, Cámara Húngara, Goal en Español, Referee. Contacto: an.cmanjarrezt@gmail.com, Tw: @_anniemals

Comunicóloga. Reportera. Antes en: juanfutbol, VICE en Español, Cámara Húngara, Goal en Español, Referee. Contacto: an.cmanjarrezt@gmail.com, Tw: @_anniemals