Sambueza, el malo del cuento

Sambueza en su presentación con Toluca / (Foto: launion.com.mx)

Otra vez su nombre está por todos lados. ¿Y ahora qué hizo?, se preguntaron hace una semana, cuando se ganó una tarjeta roja y después una inhabilitación de ocho semanas; las viejas consignas reaparecieron porque sin importar la camiseta, los dedos apuntan al villano de siempre. Parece que sólo había que esperar para que ocurriera, de los malvados se espera lo peor y otros se regocijan de haber advertido el caos. A Sambueza no se le dan los Centenarios.

Si el héroe es inspiración, el villano es objeto del desdén; pero Alfred Hitchcock, el famoso director de suspenso, tenía algo que decir al respecto: “a mejor villano, mejor historia”. Las historias se escriben a diario y quienes las relatan defienden al bueno y enjuician al malo; así ocurre en cada suceso que marca al futbol. Las hazañas pertenecen al hombre de características admirables, que usa su fuerza para hacer el bien y al villano le queda la violencia, el engaño, la injusticia.

Su acción es necesaria para ensalzar el triunfo del bueno, sirve de ejemplo para lo que está mal. Rubens Sambueza costó 48 amonestaciones y 10 expulsiones en nueve torneos que jugó para el América, los goles fueron muchos menos, sin embargo, fue pieza fundamental en la consecución de cuatro títulos.

Su imagen irreverente parecía encajar a la perfección con la identidad del club que vende el odio como principal atractivo y se volvió capital. “Creo que mucha gente va a ver la final para hacer fuerza para que no ganemos, todos sabemos que a este equipo lo odias o lo quieres”, decía en 2013 con la camiseta azulcrema bien puesta.

Como suele ocurrir también en los libros y en el cine, los villanos son tomados por héroes entre sus fanáticos. Rubens marca diferencia por su habilidad con los pies, derrocha, sirve y sabe ganar oportunidades para su equipo; su valía fue reconocida -para algunos de forma excesiva- por la afición al elegirlo entre los mejores mediocampistas en la historia del Club América, a propósito del Centenario, y le dio la vuelta al campo junto a varias leyendas.

Hasta que la historia de amor se convirtió en tormento, justo como en las películas, cuando descubren lo que tantos otros habían señalado desde hace tiempo, que el héroe tiene toda la pinta de villano. Lo culparon de arruinarles el Centenario y lo despidieron con una patada. Rubens se fue del club mediático, ni el más detestado pudo con su brava personalidad, llegó advertido a un club de perfil bajo y lo ha envuelto en la controversia.

Cámara Húngara platicó con Eric Olavarrieta, experto en imagen deportiva, para preguntarle sobre la construcción del villano en el futbol.

¿Sambueza es uno de ellos?

“El nivel emocional de Sambueza es demasiado acelerado y evidentemente no le permite tomar una decisión racional en función a su comportamiento o actitudes dentro del terreno de juego. Entonces él inconscientemente se ha creado una imagen de villano y lamentablemente, no ha hecho nada por querer cambiarla; obviamente los medios contribuyen mucho a exponer estas indisciplinas con miles de repeticiones, resúmenes, incluso haciendo un flashback de todas las jugadas polémicas de Sambueza y eso le empieza a sumar a la imagen pública, a la imagen deportiva del jugador, puntos en contra”.

Al argentino surgido en River Plate lo describe el futbol y una larga lista de fechorías entre problemas con el cuerpo arbitral y duras entradas. Él lo explica diferente: “Sinceramente prefiero ser un jugador con carácter y no un pecho frío… como decimos en Argentina. Me gusta ganar, me enojo conmigo cuando no me salen las jugadas… ”

Eric Olavarrieta considera que el jugador ha equivocado los conceptos: “Sambueza está transmitiendo algo que él no quisiera transmitir y es justamente cuando es necesario hacer ahí un cambio de mentalidad, un cambio de filosofía, porque me parece que él está confundiendo el ser un jugador de carácter, y poner por encima ser un jugador de carácter, que ser ‘pecho frío’. Se utiliza mucho ese término en Argentina, el ‘pecho frio’, el jugador débil, guango; entonces ese carácter no necesariamente tiene que ir a ser explosivo, problemático, indisciplinado o controvertido”.

Al villano ya nadie le cree. Sambueza es considerado un “teatrero” en la cancha y él cree que los árbitros la tienen contra él. En este torneo es el tercer jugador que más faltas ha recibido, con 35, después de Hirving Lozano y Ángel Reyna. Contrario a lo que pudiera pensarse, no se encuentra en la lista de futbolistas que más faltas han cometido en este Clausura 2017.

¿A la gente le gustan los villanos?, Eric Olavarrieta responde: “Nos gustan los antagonistas. Me acuerdo mucho del papel de José Mourinho cuando era entrenador del Real Madrid, había gente, no necesariamente de ese equipo, que comulgaba 100% con la imagen de Mourinho, que era un provocador, era una persona que buscaba a la gente, sabía cómo provocarlos para crear una respuesta. Quitando cualquier tipo de fanatismo que hay en el futbol, creo que a al gente le gusta el futbolista de carácter pero no el futbolista indisciplinado. Finalmente ellos se convierten en un ejemplo, entonces sí, puede ser un jugador que juegue con la pierna un poco más dura, que vaya un poco más duro al balón, pero ahí es cuando ya empiezas a sumarle una, dos, tres problemas con árbitros, compañeros, incluso Mundiales de Clubes; ahí es donde el jugador comienza a confirmar inconscientemente pues esa imagen de villano”

El episodio de villanía más reciente involucró la fractura de un jugador, le costará ocho semanas de ausencia en el torneo del Centenario de Toluca. Su acción ha hecho enojar a los aficionados que reúnen malas experiencias con su nombre y sin importar el club, exigen una sanción más severa, algunos hasta lo quieren ver fuera del futbol mexicano. ¿Será desterrado al final del torneo?, ¿podrá salir del lado oscuro?

Comunicóloga. Reportera. Antes en: juanfutbol, VICE en Español, Cámara Húngara, Goal en Español, Referee. Contacto: an.cmanjarrezt@gmail.com, Tw: @_anniemals

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store